Lunes, 01 septiembre 2014Actualizado 22:43
León  Poco nuboso
32
12

  
Leonoticias
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
REPORTAJE 
Abraham, María... historia de un crimen
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exhumará dos fosas comunes en Izagre / En una de ellas se encuentran once estudiantes de la Escuela de Veterinaria de León
  Vote:    
Resultado: 4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos   32 votos
leonoticias.com       30/08/2008
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exhumará dos fosas comunes en Izagre. La exhumación llega después de que en el mes de agosto de 2003, familiares e investigadores bañezanos se desplazaron a algunos de los lugares en los que se suponía habían terminado varios de los asesinados de La Bañeza en el otoño de 1936.

Además de confirmar en ambos lugares y por diversas fuentes la certeza de la suposición que allí les había encaminado, es decir, la existencia en uno y otro lugar de fosas de paseados naturales de La Bañeza, les informaron de la existencia también allí de otra fosa, cuya ubicación también les señalaron, y en la cual se hallarían 11 estudiantes de la Escuela de Veterinaria de León. Se confirmó así la existencia en Izagre de dos fosas comunes: la de los bañezanos, y la de los estudiantes.

FOSA DE LOS BAÑEZANOS

Por lo que respecta a la fosa de los bañezanos, una vez que se puso de manifiesto la voluntad de algunos de los familiares de bañezanos, asesinados en el otoño de 1936, de exhumarlos y recuperarlos para sus respectivos panteones familiares, con la ayuda de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), después de una reunión mantenida con dichos familiares en La Bañeza a mediados de diciembre de 2007, a la vez que se continuaba con la investigación previa a la misma, tratando de profundizar en el conocimiento de las identidades de las personas que en ellas terminaron y en las circunstancias que a ellas las condujeron.

En febrero de 2008, voluntarios de la ARMH acompañados por familiares de alguno de los asesinados bañezanos, se desplazaron de nuevo a estos lugares, para ubicar las fosas con toda la exactitud alcanzable, recabar de personas de los pueblos más datos relacionados con las mismas, y estudiar la viabilidad efectiva de las exhumaciones solicitadas por los respectivos familiares. A ellos les facilitaron una vez más los datos de la existencia en Izagre de la fosa con restos de 9 bañezanos (ocho varones y una mujer) además de la otra con los 11 estudiantes de Veterinaria de León, pero ningún dato sobre las posibles identidades de aquéllos ni ningún otro que permitiera tratar de esclarecerlas.

Datos documentales

De lo indagado hasta la fecha, y del cruce de multitud de datos, documentales unos y de aportaciones de testimonios orales otros, la Asociación concluye lo siguiente respecto a la fosa de los bañezanos, situada en las cercanías del punto kilométrico 275 de la carretera N-601 León- Valladolid, ya en esta provincia, y a la izquierda en dirección a Valladolid.

En ella terminaron diez bañezanos, nueve hombres y una mujer, sacados en la noche del día 9 de octubre de 1936 de San Marcos de León donde algunos ya se encontraban desde antes de esta fecha, y otros habían sido llevados a media tarde de ese día desde la Prisión del Partido de La Bañeza, en la que ya se encontraban encarcelados desde finales de julio o primeros de agosto.

Llevan este día, viernes, para San Marcos de León a estas personas de la cárcel bañezana, y se les dice que es para “sumariarlas”, y efectivamente, todas o la mayoría estaban incursas en el Proceso o Sumario que se les había incoado por los “hechos de julio” en La Bañeza, fecha en la muchos de ellos se echaron a la calle para oponerse al fascismo y defender el estado de derecho y la democracia. Los trasladan a San Marcos en un autobús de la Empresa Ramos al que siguen un cierto número de vehículos, particulares y requisados, con las fuerzas de custodia, falangistas, y otras personas.

Desesperado intento de las mujeres

Ese día, viernes, toca hacer las guardias en la Prisión de La Bañeza, hasta la mañana del sábado, a los falangistas de la villa. Algunas mujeres, familiares de los trasladados, pretenden e intentan seguirlos a León en otros vehículos para interesarse por a dónde los llevan, pero no lo consiguen; no encuentran ni encontrarán en los tres días siguientes quien las acerque o permita que viajen hasta León; no hay en La Bañeza transporte para ellas… (Las hermanas de uno de los trasladados, Julio Fernández Martínez, si consiguieron presentarse en San Marcos a la mañana siguiente; les dijeron que ya no estaban allí los bañezanos, y que preguntaran en la Prisión de Astorga…).

En San Marcos, al grupo de bañezanos lo sacan ya en la madrugada del día 10 de octubre para Izagre; 10 personas, de las cuales se encontraban ya allí desde el 16 de agosto Abraham Becares Rodríguez y José Simón Alejo Barrios, y  parece que también desde antes del día 9 Juan María Vegué Arjona.

En la mañana del día 10 de octubre son encontrados sus cadáveres, en el campo, en la cuneta a un lado de la carretera León-Valladolid, por los primeros campesinos que se dirigen a las labores de la sementera. Conocido el hecho en el pueblo, acuden al lugar el cura, el maestro, y otras personas del mismo pueblo de Izagre. Entre las víctimas hay una mujer, una bañezana, María Alonso Ruiz; lleva aún el pelo corto por el rapado que le han aplicado en la cárcel bañezana y se cubre la cabeza con una gorra. Vegué Arjona, Registrador de la Propiedad, es el único que porta Cédula de identificación, y una estilográfica y un anillo de boda que uno de los vecinos que acuden a enterrarlos, en el mismo lugar donde los hallan, se apropia.

Ejecución sumarial

Algunas familiares no consiguen viajar hasta León y desde allí a Izagre hasta pasados tres días desde que los trasladaron, “para sumariarlos”, desde La Bañeza. Llegan, pero nada pueden hacer sino tomar nota y memoria de dónde se encuentra la fosa en la que han terminado sus seres queridos, señalada con piedras, y cuya zona no fue labrada en muchos años, pagando para que así se hiciera a los dueños de la finca. Ya en los años de la Transición, cuando una de las hijas de Vegué Arjona alcanzó cargos políticos y en el Tribunal Cosnstitucional, recuperó la familia los restos del Registrador, depositados una temporada en el cementerio de Izagre y llevados después a su panteón en Madrid, y también la estilográfica y el anillo.

Las identidades que hasta la fecha conocemos de los integrantes de esta fosa, 9 después de haber sido retirados los restos de Vegué Arjona, son: María Alonso Ruiz, Isaac Nistal Blanco, Abraham Becares, Julio Fernández, Ángel González, José Simón Alejo, Eumenio Carnicero y Patricio Martínez.

'Los hechos de Julio'

De ellos, cuatro estaban procesados en el Sumario que se instruía por “los hechos de julio” en La Bañeza (por la mera contestación al golpe militar, por la escasa organización de una resistencia que ni siquiera llegó aquí a materializarse), María, Isaac, José Simón, y Abraham, y el  “paseo” de algunos de ellos pudo obedecer a que los represores consideraran que no iban a poder achacarles en el proceso cargos suficientes como para “justificar” su asesinato “legal”, como asesinarían fusilándolos el 18 de febrero del 37 en León a 17 de los con ellos procesados. Sus últimas declaraciones en el Sumario llevan fecha del 3 de agosto las de José Simón, del 6 las de María, del 7 las de Isaac, y del 28 de julio las de Abraham; el 3 de septiembre declaraba Vegué Arjona, y en dicho Sumario, del que sustraen y desaparecen a varios procesados no hay ni el más mínimo rastro de pesquisa o interés del Juez militar que lo instruía por saber que ocurrió con aquellos justiciables a su cargo…

Una referencia

• María Alonso Ruiz era Presidenta del partido Unión Republicana, tenía 32 años, estaba soltera y era hija de Lucas y de María. Fue encarcelada en los primeros días de agosto. tenía cinco hermanas, Josefina, Nela, Eloísa, Victoria, Eudosia (esposa de uno de los fusilados de La Bañeza, Joaquín Perandones Franco), y un hermano, Ignacio, que pasó cinco años escondido, de “topo”, en la casa familiar de la calle Astorga. La familia tenía un negocio de guarnicionería. Sus hermanas y su madre fueron encarceladas varias veces como represalia por la “huida” de Ignacio, que había sido de las Juventudes Socialistas.

• Isaac Nistal Blanco tenía 54 años, estaba casado con Baldomera González Castro y tenía 8 hijos, seis varones y dos mujeres. Era natural de Villamañan. Había sido emigrante en Nueva York y Cuba. Era albañil y socialista. Fue Concejal en el Ayuntamiento de La Bañeza, por la minoría socialista, en todas las Corporaciones desde 1931, y Alcalde desde abril de 1936. El 28 de julio estaba ya encarcelado en la Prisión de La Bañeza.

• Abraham Bécares Rodríguez era tipógrafo en la imprenta de Doña Julita. Natural de Canales (Coomonte). Tenía 29 años. Casado con María Cubero Rubio. Tenía 2 hijos, María Luisa y Juan Manuel. Fue quien parlamentó, por orden del Ayuntamiento, ante el Jefe de las tropas rebeldes que tomaron la Bañeza. El 28 de julio estaba ya encarcelado en la Prisión de La Bañeza.

• Ángel González Nadal estaba casado y tenía un hijo (al menos), era trabajador de La Azucarera. Natural de Astorga, donde tenía una hermana. Fue encarcelado dos días después del asesinato del Alcalde de Astorga, Miguel Carro Verdejo, en cuya fecha él regresó de allí a La Bañeza.

• Julio Fernández Martínez trabajaba en La Azucarera de La Bañeza. Era albañil. Vivía en el barrio de El Polvorín. Estaba casado con Francisca Nadal García (un hermano de ella, Felicísimo, fue también paseado en otra fecha y lugar); habían tenido un hijo que les murió al poco de nacer. Tenía 32 años.

• José Simón Alejo Barrios tenía 20 años. Natural de Zaragoza y vecino de La Bañeza Soltero y de profesión jornalero.

• Patricio Martínez Castillo. Uno de sus hermanos, Agapito, fue fusilado en León el 18 de febrero de 1937 con el grupo de los 17 bañezanos.

• Eugenio (o Eumenio) Carnicero Alonso. Nada sabemos de él hasta ahora.

• Juan María Vegué Arjona, era natural de Bujalance, en Córdoba, estaba casado con una bañezana, Olimpia Cantón, procedente del cercano pueblo de Requejo de la Vega; tenía tres hijas, Olimpia, María Luisa, y Gloria, y un hijo, Juan María; era Registrador de la Propiedad y había ocupado esta plaza en La Bañeza, además de en Pola de Laviana (Asturias) y en Guía de Gran Canaria, su último destino. Se encontraba en La Bañeza con baja por enfermedad cuando se produjo el golpe de estado. Fue  detenido el 23 de agosto. Había sido avalista años antes para la construcción de la Casa del Pueblo bañezana, así como para la adquisición de un proyector de cine para la misma. Del Sumario se deduce que no se le perdonó en La Bañeza que siendo de clase acomodada se hubiera acercado al socialismo y hubiera tomado partido por los humildes. Consta estar en la Prisión de La Bañeza en la fecha del 3 de septiembre de 1936.

FOSA DE LOS ESTUDIANTES

Los pormenores recogidos en los testimonios de Izagre sobre la fosa de los estudiantes, no aportó dato alguno sobre la identidad de ninguna de las víctimas, por lo que la posible exhumación de los restos ni siquiera se contemplaba. (La ARMH solo emprende exhumación de una fosa cuando ello es posible, y si previamente ha habido petición expresa de algún o algunos de los familiares de los que la integran, y sin oposición a ello por parte de otros).

Pero en la ARMH existía desde hace tiempo petición de una familia de Villarroañe, la de Hermenegildo Martínez Francisco, de recuperación de los restos de su tío, Diomedes Francisco Blanco, que había terminado en una fosa de Izagre a la altura de septiembre de 1936, sin precisar mucho las fechas, junto con otro vecino del mismo pueblo, Casimiro Ibán, y en un primer momento llegamos a suponer que estas dos personas, sacadas de San Marcos, como los bañezanos, habían sido asesinados con éstos y echados en la misma fosa. Pero, contactados con Hermenegildo, las fechas que aportó no cuadran con las que la Asociación tenía como ciertas y contrastadas por diversas fuentes para el asesinato y el enterramiento en la fosa de los bañezanos, situada en las cercanías del kilómetro 275 de la carretera León-Valladolid.

Todos jóvenes

Entonces comenzó a cuadrar por vez primera algo en cuanto a la fosa de los estudiantes: Diomedes y Casimiro, de Villarroañe, fueron asesinados y terminaron con otros hasta el número de 11 en la fosa de los estudiantes de Izagre, situada en un punto, precisamente localizado, de la carretera de Albires a Saelices.

Las edades de Diomedes y Casimiro, 24 ó 25 años, dieron a la Asociación la clave del porqué en los testimonios orales de Izagre quedó asentado que todos los asesinados de esa fosa eran estudiantes de Veterinaria (ahora vamos dilucidando que lo eran algunos, pero no todos), y también hizo más entendible el silencio histórico que en León se ha dado sobre este acontecimiento: no fue tan numeroso como suponíamos el grupo de estudiantes efectivamente asesinados, lo cual son factores como que algunos de ellos estudiaran en León pero fueran naturales de localidades alejadas de esta capital podrían haber ayudado a que tal hecho represivo hubiera pasado más o menos desapercibido o con poco impacto social en su momento.

Por otra parte, los compañeros y amigos responsables de Aerle,  hacían notar haber encontrado en sus trabajos sobre las huellas de la represión en los Registros Civiles de la provincia diversas anotaciones de fallecimientos en este periodo de “personas desconocidas” jóvenes en algunos de los lugares del entorno más o menos cercano a Izagre, con lo que la hipótesis de que lo ocurrido con Diomedes y Casimiro, de Villarroañe, pudiera haberse repetido con jóvenes de algunos de esos otros pueblos, y sean algunos más de éstos los que acompañen en esta fosa de los estudiantes a los que ciertamente lo eran.

La novedad y el avance introducidos ahora en la investigación en torno a esta fosa han venido a hacer que la misma, tratando de satisfacer la solicitud de Hermenegildo de recuperación de, al menos, los restos de su tío Diomedes, sea factible de exhumar, como así se hará, a la vez que se exhuma la fosa de los bañezanos, en los próximos días.

A la fecha actual y mientras la Asociación prosigue con sus investigaciones, esto es lo que se conoce de la citada fosa.

Once asesinados

Once son los asesinados, todos jóvenes, en las fechas de mitad de agosto, en el tiempo en que en Izagre se estaba haciendo la labor de la “limpia” en las eras del pueblo, situadas a unos escasos 300 metros del lugar del asesinato, las cercanías del Arroyo de la Vega, en la carretera de Albires a Saelices de Mayorga. Gentes del pueblo que dormían en las eras oyeron las disparos en la madrugada, y por la mañana hallaron los once cuerpos, que fueron allí mismo enterrados por vecinos del pueblo. Algunos eran estudiantes de Veterinaria de León, reconocidos por un joven de Izagre que también lo era en la misma Escuela.

En ese grupo de asesinados pudieron estar ya también Diomedes Francisco Blanco y Casimiro Ibán, sacados de San Marcos a donde habían sido llevados detenidos a primeros de agosto, o tratarse de los dos jóvenes que aparecieron asesinados unos quince días después que los once, a unos metros del lugar de los anteriores, y que fueron enterrados en la misma fosa y a continuación de aquellos. Es decir: se hallan en esta fosa, por lo que muy recientemente hemos descubierto, los restos de un total de 13 personas.

Diomedes había sido detenido por la Guardia Civil que lo va a buscar a su casa, pero él está en el campo con las vacas, y se lo llevan desde allí. Parece ser que el motivo de la detención y asesinato de los dos jóvenes de Villarroañe fue haber asistido antes de la sublevación militar a un entierro civil en el pueblo de Villaturiel, cabecera del Ayuntamiento, portando una bandera comunista.

Vote:    
Resultado: 4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos   32 votos
Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2015 ®